domingo, 23 de enero de 2011

ADOLESCENTES

Constantemente oímos decir a los entendidos que tenemos que hablar con nuestros hijos, que la comunicación  y el diálogo son muy importantes. Pero… ¿cómo hacerlo  cuando ellos no quieren? Mi hija, de carácter fuerte, fue una adolescente un poco precoz, y pasó por todo lo que tienen que pasar a esas edades. Llegó un momento en el que mantener una conversación razonable era imposible. Pasé casi de la noche a la mañana, de ser todo su mundo, a ser su enemiga.
Mi preocupación era grande, aumentada, además, porque tenía nuevas amistades no muy recomendables. El miedo a que se torciera definitivamente, me hizo buscar la forma de comunicarme con ella, y  encontré un método que fue efectivo. Cuando la situación era muy tensa y fácilmente se podía llegar al grito y a decir algo de lo que más tarde ambas nos arrepentiríamos, optaba por dejar pasar  el momento, y después le dejaba una nota encima de su cama. Pasado un tiempo de reflexión, ella me contestaba con otra que dejaba encima de la mía. Después, a veces, terminábamos conversando hasta altas horas de la noche.
Ahora es una persona independiente, trabajadora y familiar. Compruebo con satisfacción que no todas mis enseñanzas cayeron en saco roto.
Haciendo limpieza en su dormitorio de soltera, encontré una de esas notas, y el hecho de que la haya conservado, es para mí señal inequívoca de que surtieron el efecto deseado. Transcribo parte  a continuación.   
Tú y yo, y a veces los abuelo, formamos una familia, pequeña, eso sí, pero al fin y al cabo una familia. En ella, todos los miembros de la misma, tienen sus derechos y sus obligaciones; normas que han de cumplir para que haya una armonía.
Como parece que últimamente te has olvidado bastante de tus obligaciones y sólo recuerdas los derechos, me permito darte a continuación una lista de sugerencias:
    Comer y cuidarte la salud. Es una obligación principalmente hacia ti.
    Estudiar, sacar adelante el trimestre y el curso. Recuerda que si lo haces te doblo la paga.
    No llegar tarde. Durante los días laborales me gustaría encontrarte en casa estudiando cuando llego de trabajar.
    Que me trates con respeto, no te estoy pidiendo cariño, sólo respeto.
    No me mientas, es una de las cosas que más odio.
    No faltes a clase cuando te venga en gana, y por supuesto, no falsifiques después los justificantes.
    No me cojas dinero, ni me sises, tomar lo que no es tuyo es un defecto muy feo. Si necesitas más dinero para tus gastos, ya sabes lo que tienes que hacer.
    Recupera tu dignidad. Tenías una bonita y gran personalidad, recupérala y enriquécela con las experiencias vividas.
    Recoge tu habitación. Eres un ser humano civilizado, no un  animal que vive en una pocilga.
    Trata con respeto a los abuelos, discúlpales sus fallos, se comprensiva y flexible con ellos.
    Por último, no olvides nunca que soy tu madre, no tu enemiga, y que nadie te va querer y se va  a preocupar tanto por ti como yo. 


9 comentarios:

  1. Mm... es bastante complicado comunicarse con los papás a veces, yo como hija a veces me complico porque siento que no van a entender, y una forma de que yo me sienta segura de hablar con ellos es que ellos me cuenten cosas cuando eran jovenes, cosas que sus padres no los dejaban hacer y ellos hacian igual, en el fondo, uno siente que los padres se olvidaron de ser jovenes, de cometer errores y a veces mucho critican y poco entienden, supongo que todos comentemos errores, y todos hacemos cosas "escondidas", pero en el fondo, seria rico poder tener el asesoramiento de un adulto tmbn en esas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Querida Jara, es la segunda vez que me emociono esta noche leyendo entradas de blogs.

    Magnífica esa manera de comunicarte con tu hija diciendole de manera tan peculiar como debe comportarse para llegar a ser una mujer de bien.

    AL parecer lo lograste, debes sentirte satisfecha por ello, felicidades amiga.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querida Emi: Yo como Miuris tambien me he emocionado y aquí me tienes tecleando con lagrimillas quieriendo asomar por mis ojos y aparte una sonrisa, porque todo me recuerda mucho a las actitudes que tenemos que tomar los padres cuando los hijos tienen edades difíciles. Y encima no hay que olvidar que tu cumplías un doble y difícil papel: de padre y madre y eso amiga es complicado. Me ha parecido muy bonito.

    Te tengo mucho cariño Emi. Cuidaté mucho y sobre todo cuenta conmigo siempre. Yo no soy de las que se echan para atrás cuando aprecian a alguien y le brindan su amistad, su apoyo, su colaboración, etc. Todas esas cosas y más que se te ocurran las encontrarás siempre a tu disposición por mi parte.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo dos hijas y vivimos juntos los tres solos desde hace 12 años, se de que me hablas...un besote y felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho tu entrada.Creo que puede ser de mucha utilidad para quienes atraviesan el desierto de la adolescencia de sus hijos. Comunicarse con ellos mediante el intercambio ocasional de "papelitos", o cualquier otro medio con tal de no perder el hilo es vital. Me alegro de que tu ingenio te haya dado fruto.Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Hola compi de blog ^^
    Andaba echándole un vistazo a los blogs y creo
    que te puede interesar el mío si te gusta leer literatura personal,
    informarte sobre la actualidad (belleza, salud, videojuegos)
    y debatir sobre los acontecimientos de la vida.

    http://insolitadimension.blogspot.com/

    Únete si lo deseas. Gracias ^^

    ResponderEliminar
  7. realmente, me he sentido identificada con el post. Que amargura más grande cuando ves el alejamiento de los hijos. ¿q hecho mal? te preguntas y un vacío sin fondo se abre ante ti. bss

    ResponderEliminar
  8. HOLA
    TENGO UN REGALITO PARA TI EN MI BLOG, ESPERO QUE TE GUSTE.
    BESOS
    LUJAN

    ResponderEliminar
  9. Nosotros los adolescentes aveces le complicamos la vida a nuestras padres, pero realmente no tenemos conciencia de eso, y cuando esa conciencia se nos quiere azomar, pues hacemos que se esfume lo mas rápido posible.

    me gusta tu blog, te sigo.
    saludos.

    ResponderEliminar