domingo, 11 de diciembre de 2011

ROMANCE DE LA BELLA EN MISA (del Romancero viejo)

(Ahora que estoy inmersa en la literatura medieval, no he podido evitar insertar este romance)
En Sevilla está una ermita,
cual dicen de San Simón,
adonde todas las damas
iban a hacer oración.
Allá va la mi señora,
sobre todas la mejor:
saya lleva sobre saya;
mantilla de un tornasol;
en la su boca muy linda
lleva un poco de dulzor;
en la su cara muy blanca
lleva un poco de color,
y en los sus ojuelos garzos
lleva un poco de alcohol,
a la entrada de la ermita
relumbrando como un sol.
El abad que dice misa
no la puede decir, non;
monaguillos que le ayudan
no aciertan responder, non;
por decir “amén, amén”
decían “amor, amor”.

domingo, 27 de noviembre de 2011

QUIERO QUE ME QUIERAN ASÍ

 
   Levantó la vista del libro que estaba leyendo y llenaba sus largas horas de hospital, giró lentamente la cabeza hacia la derecha y sus ojos, que no buscaban nada en concreto, se detuvieron en la habitación situada enfrente al otro lado del pasillo. Ambas tenían la puerta abierta. 
   Inclinado sobre la anciana que reposaba en la cama, el joven la acariciaba el rostro, apartando con delicadeza el rebelde mechón blanquecino que le caía sobre la frente. Se inclinó un poco más como si quisiera susurrarla algo al oído. 
   No era adecuado mirar con tanta insistencia, e intentó seguir con la lectura. Imposible, la escena la había atrapado por completo, así que optó por alejarse. Después del paseo por el largo pasillo la escena de ternuras y mimos continuaba, igual que cuando regresó de la cafetería.
   Su mirada era ahora descarada. Con disimulo se acercó a la puerta de la habitación, y preguntó:
-¿Es su abuela?
-No, pero como si lo fuera, mi abuela, mi madre, mi tía, mi amiga... todo, lo es todo para mí.
-Aunque no me oiga, quiero felicitarla, porque para que la quieran así, debe de haber sido una maravillosa y bella persona.
Y pensó, "quiero que me quieran así". 

sábado, 19 de noviembre de 2011

EL ÁNGEL DE MI AMIGA


                            (Para Charo)
Dicen que los ángeles están en el cielo, pero una amiga mía me aseguró que no, que están entre nosotros. Y me contó como se les puede descubrir.
-Son muy, muy tiernos.
-Son la espontaneidad personificada.
-Son de mirada clara.
-Son capaces de inspirarnos la mayor de las dulzuras.
-Son amor en grandes dosis.
-Son ingenuos, sin maldad.
-Son muy agradecidos a cualquier muestra de cariño.
-Son sinceros, desconocen la hipocresía.
-Son risa.
-Son de personalidad muy  especial.
-Son un poco misterio.
Y son muchas cosas más.

Mi amiga conoció a uno, y aunque no era suyo, ella le disfrutaba como si lo fuera. 
Pero su ángel no entendía este mundo, y un día decidió dormirse para siempre.

martes, 15 de noviembre de 2011

LABORES II


                                     ...continuación
Ahora estoy centrada en tejer y tejer, lo mismo que antes lo estuve con los cojines de punto de cruz, los manteles de la Lagartera y el croché. Confeccioné tantos que ya no sabía a quien regalárselos.
Siempre me ha cundido la faena, porque me marcaba y me sigo marcando la tarea diaria, y hasta que no la termino no me voy a la cama, sino no puedo dormir. Mientras contaba las cruces, los hilos y ahora las vueltas, como no puedo distraerme, no pienso en otra cosa. “Dos del revés, dos del derecho”. “Cinco cruces en color amarillo y diez en color rojo”. “Ahora dos puntadas para arriba, después tres para abajo”.Contar, contar, coser, tejer, y mirar el modelo para no equivocarme, aunque, a decir verdad, algunos ya me los sé hasta con los ojos cerrados. Me da mucha rabia si lo hago mal, después tengo que deshacer lo hecho y volver a empezar, y con todo ello pierdo tiempo.
Cinco vueltas en color naranja.
...
Tres vueltas en color marrón.
...
Otras cinco vueltas en color naranja.
...
Creo que le gustará la rebeca, son colores que la he visto muy a menudo en la ropa que lleva.
...
 ¡Ay! Ya me equivoqué. ¡Dios mío! ¡Dios mío! A ver… he hecho dos vueltas mal, eran del derecho y las hecho del revés. Ahora a deshacerlo y hacerlo de nuevo. ¡Con el retraso que llevo! ¡Si este punto de arroz me lo sé de memoria, lo he hecho cien veces! No entiendo como me he podido equivocar de esta manera. Soy una despistada, al final va a ser verdad que, como decía mi marido, no sirvo para nada.
Bueno, intentaré ir mas deprisa y así recuperaré el tiempo que malgaste en desbaratarlo.
           Me ha comentado la asistente social que, cuando vuelva de las vacaciones, puedo salir a la calle, a pasear con una de mis compañeras de piso, pero yo le he dicho que no, más adelante, cuando...
           De momento necesito tiempo, tengo mucho que tejer, por ahora no puedo, no puedo…

sábado, 12 de noviembre de 2011

LABORES I


No sé muy bien por qué lo hacía ni por qué, a pesar de mi nueva situación y de la agradable compañía que ahora tengo, lo sigo haciendo. Lo cierto es que, para sentirme aliviada, necesito, sin concederme una tregua, seguir con esta distracción que  me seduce y me hipnotiza. Este impulso abrasador me tiene enganchada por el mango la voluntad, pero así está bien, porque consigue que tenga la mente y las manos ocupadas.
Creo que terminaré tejiendo bufandas, jerséis y gorros de lana para todas mis buenas amigas del piso. ¡Son tan atentas! Siempre están pendientes de mí, he tenido mucha suerte con ellas, porque exceptuando a mi madre que era la mujer más dulce del mundo, nunca he recibido tanto cariño como ahora, principalmente de las más veteranas.
¡Menos mal que hice caso a mi hermana Isabel! ¿Por qué no me atreví a hablarle antes?
Cuando termine esta rebeca que estoy tejiendo para la psicóloga, a Rosarito, como es muy joven, le voy a confeccionar una bufanda de rayas con colores alegres, para que se le animen y le resalten esos ojos de azul cielo que tiene, y desaparezcan las nubes de tormenta que ahora les cubren. Parece que aún falta, pero pronto refrescará, así que le vendrá muy bien, porque yo creo que en cuanto se relaje un poco, se le cure la pierna y pueda andar, podrá salir a la calle. ¡Ah! Y unos calcetines y unos guantes a juego con la bufanda, así se verá muy bien cuando se ponga las deportivas y los vaqueros de pescador. Pobre, debería estar tonteando con los chicos de su edad, todavía es casi una niña para verse en estos avatares. La quiero como si fuera la hija que no he tenido.
A Claudia, que está siempre seria y apenas se comunica —no sabemos que le ha pasado—, le voy a hacer una chaqueta larga, larga, hasta las rodillas, que parezca un abrigo, para que cuando vaya a trabajar no pase frío, que me parece que anda un poco falta de ropa calentita. Mientras tejo y ella mira la televisión, me gustaría charlar un rato, pero no me atrevo a decirle nada. A lo mejor, cuando le dé el regalo, rompe el mutismo y se decide a hablarme. Estaría bien, sería bueno, sobre todo para ella, porque me da que no tiene a nadie, pues, a no ser que la hayan visitado en estos días que estoy fuera, nunca he visto que alguien viniera a verla. Como es hondureña puede que no tenga familiares aquí, mayor motivo para que se abra un poco y haga amigas. En fin, le daré tiempo.
Nadie me obliga, nadie me lo ha pedido, pero yo siento la necesidad de tejer y tejer, de tener las manos ocupadas, como antes lo hice con el ganchillo y el punto de cruz. Es la única forma de controlar la anarquía de mis nervios. Además, no sé hacer otra cosa.
Las compañeras, al igual que mi hermana, parece que me entienden, porque no se ríen cuando me ven, en cualquier lugar, inmersa en mi quehacer. Tengo mucho que agradecerle a Isabel, desde que lo supo se está ocupando de mí, debía de haber hablado con ella desde el principio, y no permanecer callada como si nada pasara. Ahora me ha traído a la playa para que me distraiga. Lo ha pagado todo. ¡Dios mío, lo que le habrá costado este apartamento! Yo hace mucho tiempo —desde que me casé— que no sé lo que es disponer de dinero. Ya, ya me costaba sisar a mi marido para conseguir mis lanas y mis hilos, prefería quedarme sin comer antes que renunciar a ellos. Él no se daba cuenta, ¡cómo casi nunca estaba en casa! Mejor así, porque el frecuentador de bares, cuando llegaba de “clase”, como él decía —ningún día perdonaba la lección—, nunca sabía por donde me iba a salir.
Me dicen, que cuando vuelva a trabajar, recuperaré por fin mi soberanía, y volveré a ser la que era, pero con más experiencia de la vida. Me gustaría mucho que así fuera, aunque…, lo veo todo tan lejano...
En estos momentos me siento mejor, pero hoy he sufrido mucho durante dos horas. Pertrechada debajo de la sombrilla no me atrevía a sacar las agujas. Me decía: “Carmen ¿qué haces en pleno verano, con cuarenta grados, en la playa, y tejiendo en lugar de bañarte y tomar el sol? ¿No pensará la gente que estás chiflada?” Y esta reflexión me frenaba, aunque me repetía: “Me voy a retrasar, ya podía haber adelantado un montón. Por mucho que lo quiera  recuperar luego, me va a ser imposible terminar lo que planeaba hacer hoy”.
Cómo tampoco puedo leer… ¡con lo que antes me gustaba! Cuando estaba soltera y empezaba una novela, si me enganchaba a ella ya no paraba hasta terminarla, a veces pillaba una verdadera indigestión de letras. Pero ahora, ahora no consigo centrarme en nada que no sean mis labores, sólo ellas me calman y logran que me olvide del resto.
¡Dos horas! No he conseguido relajarme hasta que ha llegado esa señora encantadora que está sentada a mi derecha. Cuando la vi sacar de la bolsa su labor  me dije: “¡Ah! Pues si ella lo hace yo también. Estoy salvada, ya no soy la única”. Y me he puesto a tejer como una descosida. Mi vecina playera me ha dirigido una mirada de complicidad y me ha sonreído. Isabel se ha limitado a mirarme de reojo y no ha dicho nada. Tampoco me suelta  reproches cuando me ve tejiendo en el aseo, en la cocina, en el parque…                                                                                                          ...continua 

jueves, 10 de noviembre de 2011

NO HAY PALABRAS


       






 Adelanto del desfile de Victoria Secret.
 Presupuesto: 9.000.000











Hambruna en el Cuerno de África
Presupuesto diario para comer: 0








¿CUÁNTAS VIDAS SE PODRÍAN SALVAR CON 9.000.000?



domingo, 6 de noviembre de 2011

QUIZÁS DEBAS




Quizás debas pensar
que la luna no siempre sale
que tus sueños son limitado
y que aún necesitas reyes magos...


          Quizás debas estudiar
          otros sentidos de este mundo
          descubrir que hay globos sin color
          y una placidez que nada mata.

          Debes creerte en el derecho
          de morder tu propio límite
          (sin rabia..., con humanidad...)
          y, sin embargo, aspirar a lo inmenso.

          Debes saber que, en medio de todo
          no está el azar. ¡Estás tú!
          y que lo "positivo"
          es que todo sea más feliz por ti.

          Déjate querer más por ti misma
          recuperando la inocente adolescencia
          sintiéndote niña y mujer
          sin limitación de tiempo y espacio.



                     (No es mía, me la dedicó: J.B.R.V.)


lunes, 31 de octubre de 2011

DOMINADOR DE VOLUNTADES


Aún no ha amanecido y nota una punzada en el estómago. Se levanta, va a la cocina y coge una manzana. Cuando sólo se ha comido la mitad, siente que no puede terminársela, el hambre se ha esfumado como el humo de un cigarrillo. A continuación, comienza con la liturgia de todos los días.
Acto seguido, una nueva punzada, pero esta vez en el pecho, le atora en parte los pulmones. Le falta el aire, y ante la falta de oxígeno su cuerpo se estremece, grita, y tiene que sentarse en el taburete.  Se inclina, y con las manos a ambos lados de la cara quisiera gritar al enemigo de este cuerpo suyo: “Maldito, maldito demonio, embaucador de mentes, dominador de voluntades, ávido torturador, y cruel carcelero. ¿Cuándo me dejarás libre? Eres tan retorcido y bribón que hasta has aprendido a engañar a mi estómago, porque no, no tenía hambre, y como  no podías esperar, te has inventado esta argucia para que acudiera a la cita que siempre tengo después contigo”.
Y con el llanto contenido le grita a su verdugo: “La lucha ha comenzado, empiezo con el primer y firme propósito de no fumar hasta que no haya desayunado”.


lunes, 22 de agosto de 2011

EL AMOR EN LA VERA



(Poema que alguien me dedicó hace un tiempo, aunque no mucho)
         
Me declaro amante incondicional de la tierra-agua-aire-fuego, tanto como de ti por tú "ser" de ella-de allí:    
        
El amor en "la Vera", 
entre los murmullos corrientes de sus aguas,
en medio del rumor fresco de las gargantas,
en la umbría silenciosa de manantiales...,
el amor en "la Vera",
con una mano en el agua fresca y la otra en tu calor,
con los cuerpos en tierra y flotando densos en el aire
el amor en "la Vera"...

¡qué..., cuánto amor...!

sábado, 13 de agosto de 2011

UN DESEO





DESEO QUE NI UN SOLO EURO,  NI SIQUIERA  UN CÉNTIMO, DE LO QUE PAGO DE IMPUESTOS, SEA DESTINADO A SUFRAGAR  LA VISITA DEL PAPA

martes, 2 de agosto de 2011

ALIGERANDO EL EQUIPAJE

“¡Ay Jara! Este trabajo es una de esas tareas que te cuesta mucho realizar. No te la has marcado tú, te la han impuesto, te la han impuesto la vida y las circunstancias. La terminarás, ¡claro que la terminarás!, no te gusta dejar las cosas a medias, pero... ¡te cuesta tanto! Además, no sé cómo te las arreglas, siempre coges el camino más largo. Te andas, te desandas, para después volver a andar lo desandado. Te vas, te vienes, te subes, te bajas, te dispersas. ¡Cuánto tiempo y esfuerzo derrochado! Tiempo y esfuerzo que podrías haber aprovechado mejor en sembrar y recolectar nuevos frutos.
Si, ya lo sé, no se puede ir por la vida con tanto equipaje, con cosas que en su día cumplieron su cometido, pero que ya sólo ocupan un precioso espacio de mí. Pero... ¡me cuesta tanto desprenderme de todo!
Aprender, siempre es tiempo para aprender. ¡Ojo! Jara, es “aprender”, no “aprehender” con h intercalada, que parece igual, pero no es lo mismo, que tú por prender, te lo prendes todo y luego no sueltas lo que tienes que soltar.
Bien, de acuerdo, desde hoy: aprendo, me desprendo y me despego”.
(Emilia Cordero, junio 2001)

sábado, 30 de julio de 2011

DESCUBRIENDO

El fuerte viento que soplaba de frente retardaba sus pasos. En el suelo, boca arriba, un polluelo de gorrión que el aire había arrancado del nido, tratando de darse la vuelta, movía desesperado sus patitas.
Lo cogió y acurró en sus manos, y al instante expiró, dedujo entonces, que el pataleo de hacía unos momentos eran los estertores de la muerte.
-Abuela, ¿lo puedo tocar?
-Claro, mi niño, y cogerlo también.
-Le voy a cuidar y dar de comer.
-No puedes, cariño, está muerto.
El niño no entendía muy bien lo que su abuela le decía, por eso, cuando llegaron a casa le guardó en una caja. Al día siguiente al levantarse fue a buscar al pajarito y no lo encontró, su abuela lo había hecho desaparecer.
-Pero yo quería cuidarle.
-Ya te dije, mi niño, que estaba muerto.
-¿Y ya no come?
-No, ya no come, ya no hace nada, y si lo dejamos en la caja pronto olerá mal.
El niño se quedó pensando unos momentos.
-Abuela, me gustaría volar.
-¿Para ver el mundo desde arriba?
-Sí, y por más cosas. No me quiero morir
Intentando comprender lo que el nieto había querido decir, la que meditaba ahora era la abuela.
-¿Quieres volar para huir de la muerte?
-Eso es, abuelita, porque si vuelo muy rápido no me puede alcanzar, que yo no me quiero morir nunca.
La abuela le atrajo hacia su pecho, le acarició la cabeza y le estampó un beso.

jueves, 28 de julio de 2011

FELIZ CUMPLEAÑOS, DULCE NIÑA

Un amigo mío acostumbra el día de su cumpleaños a telefonear a su madre, para darla las gracias por haberle regalado la vida.
Yo también quiero que le des las gracias a la tuya, y le felicites, porque contigo le salió bordada la faena, ya que eres una persona:
· Que desborda sensibilidad y riqueza de sentimientos.
· Que tiene el alma bella, llena de ternura y bondad.
· Que sabe transmitir amor.
· Que sabe escuchar.
· Que tiene fuerza de voluntad para superar los escollos importantes que la vida le pone en el camino.
· Que no sabe ocultar las emociones porque sus ojos claros la delatan.
· Que sabe envolvernos dulcemente con su amistad.
· Que sabe reír y llorar en primer grado, lo cual, aunque no lo parezca, no es fácil.
· Que cuando la hieren le duele, y mucho, pero no sabe de venganzas ni amasa rencores.
· Que, que…, llenaría varias páginas con “ques” positivos.

Felicidades, dulce niña, me gustaría estar cerca de ti para darte un fuerte abrazo,  pero como no lo estoy, te envío esta flor desde mi tierra verata.
Gracias por buscar mi amistad, y sé feliz.

lunes, 27 de junio de 2011

UN RINCONCITO DE LA VERA



Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y la nuestra fue un flash en grado superlativo, que, a través de los sentidos embotados de belleza, dejó nuestras almas en suspensión, prendidas del paisaje y del momento. La naturaleza se pavoneaba ante nosotros como se pavonea, sabedora de su poder, una mujer hermosa ante los ojos de un hombre enzarzado en sus encantos. Y como él, ansiosos y primitivos, pretendimos poseerlo todo.
Entre montañas madre, y por intrincados recovecos formados por sabias y pulidas rocas milenarias, la garganta cristalina se deslizaba relajada hilvanando melodías. Agosto se mostraba generoso. Olía a hembra, a hembra almizclada, a hembra tierra madurando frutos. El verde de los alisos, penetrado por los rayos del sol tejía su color de arco iris, y las hojas movidas por el viento nos abanicaban cual esclavo egipcio. Los pájaros se parloteaban su amor, y cada elemento de vida bordaba su labor de fantasía.
Nos centramos en ejercer nuestros sentidos, nos revolcamos en la belleza, y mirándonos fijamente a  los ojos exclamamos al unísono: “¡Este es el Edén!
Y lujuriosos ambos, apuramos la manzana.

domingo, 19 de junio de 2011

A VICENTE FERRER



En el segundo aniversario de la muerte de Vicente Ferrer, traigo de nuevo el poema que compuse como homenaje a su labor y a la grandeza de su persona.

LÁZAROS

Fundió las rejas del hambre,
de la miseria enquistada en sus estómagos,
en sus miradas, en sus manos,
en sus pies cansados de buscar en la nada
durante siglos.

Y les dijo: “Levantaos y andad”.
Tan sólo tengo mis brazos,
mis piernas, mi corazón,
mis ojos, mi voz, mi entusiasmo,
mi amor, y mi voluntad.

Escuchó su voz el agua,
el sol, la tierra, y el viento, 
que raudo cual cartero diligente,
 repartió  el mensaje.
Despertaron las almas dormidas.
Una dijo: estoy aquí,
y yo, y yo, y yo también…

Todos los descastados se sintieron lázaros.

viernes, 10 de junio de 2011

SONETO



        Que has pasado página me dices
que iluso eres amor, nunca podrás
y aunque lo intentes presente tendrás
uno a uno nuestros momentos  felices.

                                     Soy demasiado mujer para ti,  
te lías, se te caen los sombrajos       
huyes y todo se te viene abajo
al encontrarte de nuevo frente a mí
                              
Crees que la otra te dará tranquilidad,
ignorancia crasa la tuya es, amor
traicionas y vendes tu sentimiento.

Y mientras sigues en tu terquedad,
confundido, con miedo y sin valor,
cualquier otro se perderá en mi cuerpo.

domingo, 15 de mayo de 2011

RAZÓN NUESTRA (Oración)


Razón nuestra,
que en todo hombre habitas,
ensalzado sea tu nombre,
venga a nosotros tu sabiduría
y reine siempre tu voluntad;
hágase realidad este deseo
en todo el universo.
Danos hoy nuestra dosis de cada día,
perdónanos si a veces te agraviamos,
no nos dejes caer en la apatía
y líbranos de toda deserción.

miércoles, 27 de abril de 2011

LO DULCE Y AMARGO DE MI VISITA



Esta Semana Santa he estado en mi pueblo, todo él huele a celindas, y el campo a jaras.
El verde majestuoso que cubre la montaña y el llano, se ve salpicado del blanco y amarillo de las margaritas salvajes y de las retamas (en mi pueblo le decimos escoberas, y antaño, cuando sus ramas se secaban servían para hacer escobas), del morado del tomillo, del rojo de las amapolas, y de multitud de colores de otras florecillas. Y al fondo el pico Almanzor nevado.


Solamente un hecho ha amargado mi visita. Con una falta absoluta de sensibilidad, el señor Alcalde, para agenciarse en las próximas elecciones, los votos de los vecinos que se quejan de que no pueden bailar bien en la plaza, está substituyendo el empedrado antiguo de las calles, por piedras lisas y modernas, lo cual me parece un verdadero atentado histórico/cultural. Mi madre, que tiene ochenta y ocho años, ya conoció la plaza así, y mi abuela, que ya murió, también. Con una sola diferencia, antes, entre piedra y piedra había tierra, y cuando hicieron el alcantarillado lo remplazaron por cemento. Ya que en algunas zonas los cantos sobresalen, y en otras falta el cemento, una solución intermedia hubiese sido la adecuada, así se conservarían los rollos y la plaza se haría más transitable.  
El pueblo hace años que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico, y supongo que tal honor no le fue concedido, entre otras cosas, por piedras nuevas.
¡Ay mi querido pueblo!, donde pasé los años más felices de mi vida correteando por tus calles, y jugando en las lanchas (algunas me las sé de memoria) de los soportales de la plaza. Duele que me quieran borran tu recuerdo.
Grabé un vídeo, pero no he sido capaz de descargarlo, así que os dejo uno que he encontrado en Internet, donde se aprecia un poquito el empedrado.
  

jueves, 14 de abril de 2011

¡Y VAMOS POR EL SEGUNDO!





MI NIÑO QUE YA NO ES TAN CHIQUITO
PERO SIGUE SIENDO MUY MAJO
HA PERDIDO SU SEGUNDO DIENTE
DE LA ENCÍA DE ABAJO.

ESTE DIENTE, QUE TAMBIEN SE MOVÍA
QUERÍA IR A BUSCAR A SU COMPAÑERO
Y COMO LE ECHABA DE MENOS CADA DÍA
DECIDIÓ MARCHARSE CON EL PRIMERO.
                                                                                                   
ENTONCES  LE DIJO EL DOCTOR
YA QUE EL DIENTE SE MUEVE Y ESTÁ TRISTE
SERÁ MUCHO, PERO MUCHO MEJOR
QUE EN UN SANTIAMEN TE LO QUITE.

RATONCITO PÉREZ TAMPOCO SE OLVIDÓ
DE HACERLE UNA NUEVA VISITA
Y ES MISMA NOCHE CON CUIDADO LE DEJÓ
DEBAJO DE LA ALMOHADA UNA MONEDITA

UN DIENTE NUEVO LE ESTÁ NACIENDO
DONDE ANTES ESTUVO EL PRIMERO
Y MIENTRAS POCO A POCO VA CRECIENDO
ASOMARÁ EL PIQUITO SU COMPAÑERO.







Todos los dibujos son de mi amigo bloguero GERARDO, que, aunque su página es para mayores, también pinta dibujos infantiles.
http://dibujosdegerardogc.blogspot.com/

domingo, 10 de abril de 2011

LA ABUELA KIKA (III)


Lo que la abuela me contaba era fabuloso, extraordinario, fantástico, increíble. El horror primero, dio paso en mí al asombro, y a un mayor interés. Hablaría largo y tendido con ella, un día y otro día, hasta empaparme de todo, hasta penetrar en esa extraordinaria verdad y hacerla mía. La admiraba, admiraba al género humano ¡Qué maravillosos seríamos! ¡Qué fantástico sería trasladarse de un lugar a otro solamente con el poder de la mente! Además, descubierta esta mina, las posibilidades para un futuro serían inagotables. Sorbía sus palabras, me deleitaba escuchándola, y pensaba que, si su mente inculta había conseguido esto, ¡qué no conseguiría una mente cultivada! 

Ella seguía con sus explicaciones, y yo con mis reflexiones mentales, cuando, parándome en seco, observé que los demás no le prestaban atención.
—Abuela ¿por qué los demás no parecen extrañados? ¿Acaso no te ven? —pregunté intrigada.
—Sí, sí que me ven, pero al no encontrar una explicación convincente a mi presencia, prefieren ignorarme, para ellos yo ya estoy muerta, no existo.
—No, eso no es posible, vamos a hablarles, cuéntales todo, como has hecho conmigo.
—Inútil, todo sería inútil —contestó con tono de resignación.
—No abuela, no lo creo, verás, yo les hablaré: “Mamá, tíos, mirad, es la abuela, que alegría, ved todos, está viva”.
—Sobrina, haz el favor de no gastar bromas, a la abuela la enterramos ayer, y si no quieres ayudar, lo menos que puedes hacer es callarte y no molestar —me amonestó la pequeña de las hijas de mi abuela.
Con desesperación en impotencia grité: “¿Es que no la estáis viendo?”
—¡Pero qué poca vergüenza tienes!, si yo fuera tu madre..., ella que tanto te quiso, y tú ahora no tienes el menor respeto por su memoria —volvió a sermonearme mi tía.
Me sentía rota, impotente, cansada, como si hubiese librado una larga batalla en breves momentos. Si la respuesta de todos era la misma ¿qué haría entonces la abuela? No sé qué era peor, si morir enterrada viva o vivir estando muerta para todos. Quizás, cuando ella me explicara todos los detalles, yo intentaría llegar a los científicos, a los hombres y mujeres del saber, seguro que me escucharían y no me darían la espalda. 
—Abuela, esto no puede quedar así, ¿qué harás tú en este mundo existiendo sin existir?, tengo que ayudarte, pero para ello, es preciso que vuelvas a empezar por el principio, punto por punto ¡y no eludas nada diciendo que no lo comprendería!
Se disponía a comenzar su relato cuando...
—Riiiiiiiiiiinnnnnnnnn.
El despertador, como todos los días, sonó de nuevo. Iniciaba una jornada más de trabajo. Perezosamente y con el fresco recuerdo de mi querida abuela en la mente, me dirigí al lavabo. Apenas habían transcurrido cinco minutos cuando oí el timbre del teléfono. Lo atendió mi madre; después, con toquecitos nervioso en la puerta del aseo me dijo:
—Date prisa, tenemos que marcharnos rápidamente, acaba de llamar desde el pueblo mi hermana Ángela y dice que la abuela ha muerto.