lunes, 14 de febrero de 2011

AMADA CONCIENCIA

       Mi querida conciencia:
Es la enésima vez que apelo a tu razón de ser, y nada me haría más feliz que empezaras a hacer honor a tu nombre. Te he hecho llegar varios mensajes desconsolados comunicándote mis necesidades, sin que te hayas dado por enterada. Esto, más que una carta, es un burofax urgente con acuse de recibo, porque debido a tu descontrol, esas hormiguitas hacendosas que son mis células, han empezado a comportarse de manera extraña, y  me tiene muy, pero que muy preocupado. Si no me respondes, sólo se me ocurre una cosa, ponerme un letrero en la frente que diga: “Perdida conciencia, se la reconoce por su sinrazón”. A lo mejor sientes vergüenza y reaccionas.
Este cuerpo tuyo ya no puede más, tus virus mentales que te despeinan el ánimo y a mi  me vampirizan, me tienen hecho un guiñapo. Y para colmo no me alimentas debidamente, igual estoy varios días en completa abstinencia, que luego tu gula descomunal me desborda.
¿Cómo vamos a descansar  si cada noche llenas nuestra cama de problemas imaginarios? ¿Cuándo vas a desenmarañar la madeja que tienes en la sesera? Así no vamos a ningún sitio, despierta, por favor, porque lo que hagas contigo me lo haces a mí, que ambos nos necesitamos, no podemos vivir el uno sin la otra, es nuestro sino.
¿Sabes, amada mía, que mis ojos vigilantes están pendientes de ti día y noche, y que mi única jurisdicción son tus pensamientos? Y es que sin ti sólo soy pura materia,  en cambio, caminando juntos,  somos únicos.
 Propongo que le demos una fuerte patada al desaliento, si los haces, para compensarte, te voy a regalar cada día una guirnalda tejida con gran variedad de flores, tales como: alegrías, sueños felices, ánimo, fuerza, resistencia, armonía, amor, cariño, y muchas más que ahora no te voy detallar porque la lista es extensa. Con ellas prendidas luciríamos espléndidos.  
¿Ries? ¿No te estarás volviendo loca, verdad?...  No, no es eso, ¡Menos mal! Lo que percibo son  pequeños garabatos de esperanza. ¡¡Uf!! ¡Qué alivio!
Ahora me toca a mí, pero yo no río, lloro, y lo hago de alegría y regodeo, porque por fin se te ha encendido la bombillita de la razón. ¡Dios mío, que sea de larga duración!
¡Ay! Me siento agotado después de esta disertación, supongo que tú también. ¿Descansamos?
Presiento que esta noche va a ser diferente.
Que duermas bien, mi reina.

Tu cuerpo


16 comentarios:

  1. Una vez más mis felicitaciones.

    Preciosa entrada y un magnífico complemento y contrapunto para la que publicaste hace unas semanas titulada "La conciencia habla".

    Un texto muy bien escrito y con píldoras humorísticas perfectamente bien dosificadas, pero sobre todo muy romántico...

    Me gusta mucho como reflejas el "maridaje" entre cuerpo y conciencia; y el modo tan directo y amoroso con que el cuerpo se dirige a su compañera.

    Su monólogo va mucho más allá del egoismo que cabría esperar, dada la interdependencia de ambos, porque le está declarando su amor abiértamente y su preocupación por lo que le pueda pasar.

    Y además quiere que se supere a toda costa y le ofrece un maravilloso regalo para animarla: una preciosa guirnalda de sentimientos, que serán suyos y nuevos cada día...

    Ufff Emi me he emocionado. Es como si cada jornada, su enamorado le llevara el desayuno a la cama, con un rosa, le depositara un beso en la frente y le preguntara ¿Como te encuentras esta mañana amor mío?

    ¡Me encanta!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Preciosa entrada!
    Me sorprendió la ausencia de la típica rivalidad que hay entre cuerpo y consciencia, tú la has transformado en un sereno y tierno monólogo.
    Me encantó el blog, te sigo!(:
    Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Hi,
    this blog has been selected as a winner of Valentine's blog contest announced @ blog.blogupp.com

    Congrats!
    The BlogUpp Team

    PS: apologies for nor writing in Spanish

    ResponderEliminar
  4. Si, el diálogo es ingenioso y revelador, me recuerda a cinco horas con Mario (en la estructura). bss

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Alicia, yo creo que en el premio que me ha concedido Blog Upp tu tienes también algo que ver, porque me parece que tanto en mi entrada de "Metro" con en esta ha contado más la calidad que cantidad de lo comentarios, así que lo comparto contigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Karla y Glo, gracias por leerme y comentarme.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Congratulations, my beloved Emy.

    No Emy. The merit is yours and yours alone.

    The award is well deserved.

    Kisses.

    Alice.

    ResponderEliminar
  8. Magnifico monologo en el desnudas tus sentimientos entre el alma y el cuerpo. Muy bien escrito y expresado con sencillez y agilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ali, mi nieto es bilingüe porque su padre es de Sudáfrica, pero yo no sé ingles, y he tenido que irme al traductor de Google para entender tu mensaje, ya que sólo comprendía alguna palabrita suelta.

    ResponderEliminar
  10. TE FELICITO JARA POR EL PREMIO Y POR TU ENTRADA, ERES MUY ORIGINAL SIEMPRE CON CADA UNO DE TUS ESCRITOS.
    EL PREMIO BIEN MERECIDO COMO SIEMPRE PORQUE ERES UNA GRAN AUTORA QUE DICE MUCHO JUSTAMENTE CON LAS PALABRAS QUE EL OTRO QUIERE ESCUCHAR.
    FELICIDADES
    UN BESITO

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja, pues resulta que a mi me pasa casi lo mismo que a tí, pero he querido dar un poco más de "glamour" y de "alfombra roja" a tu premio, jajajaja, ¿O es que tu te mereces menos? A fin de cuenta te lo han otorgado unas personas que no saben español. En fin, que remedioooooo, que me traigan un intérprete, como en el Senado, jajajaja. TRADUZCO.

    Traducción para los que COMO NOSOTRAS no sepan ingles (con lo mono y lo hollywoodiense que queda, cachis en la mar):

    "Felicitaciones, querida Emi.

    ¡No Emi! El mérito es tuyo y sólo tuyo.

    Es un premio muy merecido.

    Muchos besos.

    Alicia."

    Reconoce que no queda igual... por eso no ganamos Eurovisión, :) Muack, muack, muack.

    ResponderEliminar
  13. Así es, la conciencia se empeña en amargarnos la vida. Bien podría hacer la vista gorda de cuando en cuando.
    Feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Muy buena entrada, lo haces muy bien...mis felicitaciones...un besote

    ResponderEliminar
  15. Amiga Jara: la conciencia eres tú. Es lo más profundo de tu ser. El cuerpo solo es una parte materializada pero prescindible de la conciencia. Es por eso que el cuerpo influye en la conciencia y la conciencia en el cuerpo. Abrazos.

    P.D: pero está muy bien eso de establecer un diálogo entre ambos, en la literatura todo debe ser posible. Me gustó mucho :)

    ResponderEliminar